Coches de Buenos Aires


Reliquias oxidadas en las calles

En las carreteras de la capital Argentina de Buenos Aires, quizás la ciudad mas Europea de América Latina, circulan autenticas reliquias Automovilísticas completamente oxidadas y deterioradas.
Algunas son autenticas piezas de arte que el tiempo esculpió con lluvia, sol y viento.
Muchos de estos modelos de coches de Buenos Aires han hecho mucho éxito hace unos 20 años y algunos hoy en día considerados clásicos y piezas de colección. Claro que su valor como Auto depende de su estado de conservación pero en buenos aires estos coches envejecen abandonados en las calles.
Según la ley 342, un vehículo es considerado abandonado a partir de las 48 hs de permanencia en el mismo lugar pero algunos de ellos quedam años en el mismo sitio y poca gente se preocupa en lo denunciar.
Muchos acabam por servir der piezas de repuesto al servicio de cualquiera interesado, otros simplemente vandalizados.
Estos vehículos dejados a la deriva en las calles de la ciudad pueden contaminar el ambiente sin ningún tipo de control:  interfieren en el escurrimiento del agua cuando llueve, sus baterías expelen plomo y ácido sulfúrico, y los aires acondicionados despiden un gas que deteriora la capa de ozono. Sus líquidos anticongelantes y aceites lubricantes pueden dañar los riñones, el hígado y las vías respiratorias.
Son tres los cementerios de autos en Buenos Aires, todos colapsados. Uno es el Playón Comandante Espora, ubicado en Ferre y Pergamino, otro en Herrera y Río cuarto, pegado a la subida del Puente Pueyrredón, y Fernández de la Cruz, conocido como Playa Judicial Jumbo y situado en Cruz y Escalada.
Se estima que hay unos 2.500 autos en el Espora, apilados en montañas que superan los cinco metros. Y unos 300 aun en las calles, según las denuncias que recibe la Ciudad.
CTYT (una empresa que se dedica a la reciclagem) no cobra por el servicio que presta, pero se queda con las ganancias de la chatarra, que se vende a 20 centavos el kilo. Antes de compactar los autos, realiza un proceso de ´descontaminación´: extrae las partes plásticas de los vehículos, la batería, el combustible, los aceites, el aire acondicionado, los frenos y todos los líquidos. Luego, una maquina compacta el auto, lo convierte en un cubo metálico y se cortan las laminas.
Si bien es claro que resulta beneficioso cuidar la ciudad de esta contaminación, el hecho de que esto se realice a cielo abierto y que gran parte de los líquidos que se extraen sean absorbidos por el suelo presenta un importante interrogante sobre el impacto ambiental de este proceso.
En algunos barrios de la capital de Argentina estos coches son como una galería de arte publica que ocupa las calles. Son objetos abandonados y en continua transformación y hacen ya parte del paisaje urbano.
Photo by Peter Forest @ 2016,  Coches de Buenos Aires.

car_buenos aires